jueves, 14 de agosto de 2014

Undécima etapa: hogar dulce hogar


Ya hemos aterrizado en el hogar, todos bien y sanos y salvos.

Ayer en Agés nos alojamos en el albergue de Pedro, cliente de la familia de Dani, cuya hija, llamada Ainhara es cliente mía.


Después de un descansito tras comer muy bien (como no), fuímos a dar una vueltecita por el pueblo y nos encontramos a un lugareño que estaba dando una charla a los demás peregrinos de como funcionaba la vida en Agés en tiempos pasados. Dani y yo decidimos dar por acabada esa charla en el momento en el que una mujer con una pedrada similar a la que nos alojó en Santo Domingo nos contaba los "Mandalas", (unos dibujos isométricos pintados con rotuladores carioca) , yo conseguí escapar de esa locura con gran disimulo y le dije a Dani lo que debía hacer, pero decidió dar chancletazos rápidos y sonoros por esas vigazas de madera....

Tras escapar, Dani y yo volvimos al bar y echamos la tarde a base de cebada junto a dos simpáticas italianas hablando en itañolo mientras David y Manuel decidieron finalizar esa excursión tan evidente.

Para finalizar el día, cenamos los 4 miembros de Víctimas junto a las dos chicas italianas y empezamos a destripar el comportamiento " guiri " antes de acostar (cada uno en su cama correspondiente) que consiste en:

Despertarse el primero, desayunar, caminar más lento que el copón con pantalones largos, calcetines de futbolista y botas de cazador, llegar al albergue para comer, leer libro, comer fruta y finaliza la jornada volviendo a dormir hasta el día siguiente. El patxaran ayudó s sacar está teoría que todos los latinos me corroboran. Durante la noche disfrutamos (otros no) de El concierto de Aranjuez (ronquidos).

Ahora, ya en nuestros hogares, remataremos yendo al cine para ver la 3a entrega de Sly y sus amigos: LOS MERCENARIOS 3.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada