jueves, 6 de agosto de 2015

Decimosexta etapa: dignificación masiva de "el otro camino"

Salida tempranera nuevamente para que no nos embistiera el Sol, pero etapa agradable la de hoy al fin y al cabo.
Tras abandonar Terradillos de los Templarios en pleno amanecer pasamos posteriormente justo por el ecuador del Camino de Santiago antes de cruzar Sahagún, primer pueblo de mi 2a tierra saliendo de la Provincia de Palencia; León.
Agradable decía porque prácticamente desde Sahagún hasta el pueblo marcado como objetivo (Bercianos) se les ha ocurrido la genial idea de plantar en el Camino un árbol cada 4 metros como los del Paseo del Espolón en línea recta para hacernos sombra.
Llegamos a Bercianos a ritmo imperial adelantando a todo guiri madrugador de esos que se levantan a las 4 y media de la mañana "no sé pa que" como diría Daniel. Los adelantaba hasta Manuel que se estaba quedando un poco regazadete de nosotros, pero bueno, es un campeón y se está ganando a pulso ser "el Padrino Follen".
Una vez estacionados y dejando nuestros despojos en el lugar indicado nos dió a todos por hacer algo curioso y sin consultarlo entre nosotros, meternos un buen vermú y a continuación comer sanete, en mi caso menestra de verduras y de segundo merluzita.
Pero después de hacer esta última chorrada dijimos: debemos promover "el otro camino".
Así que después de una larga siesta nos fuimos al bar típico del pueblo de toda la vida, ese bar que está ahí desde que el Himalaya era una colina, el bar de " Cleto " , le pregunte al dueño que si era por Anacleto el agente secreto, pero por la cara que me puso en la respuesta el que quedó como Anacleto fuí yo...
Si amigas y amigos... El otro camino, porque ese bar que tiene el cartel de la cerveza Aguila de hace 60 años ya reoxidado, no lo visitan ni los compatriotas nuestros que hacen el Camino y mucho menos los guiris que están en sus colchones leyendo un libro o comiéndose una manzanita, o en el caso de los orientales haciendo la fotosíntesis sin sol.
Además en esos bares, nosotros que somos gente viajada castellanamente, da gusto hablar con los lugareños y así se nos hizo más ameno ponernos hasta las botas de cosechero justo antes de cenar...
La cena? Bueno..... El Camarero pese a que insistía en decirnos uno por uno pese a estar los cuatro en la mesa nos insistía en el menú, pero al final claudicó y nos puso lo que nos salió de....ahí (no digo palabras obscenas porque se me enfada Irene).
Yo por ejemplo me metí un filetaco de ternera que se salía del plato, y eso que el plato era como el volante de un Volvo que tenía mi tío Manolo hace 20 años, 2 huevazos con sus correspondientes lonchacas de beicon y un filete de lomo que no tuvo valor de comérsele Dani que era igual de grueso que un taco de mesa de billar.
En fin, ahora a dormir un poco, que estoy de compañero de habitación con David que está fumando a escondidas. Mañana otro día y otro protagonista en el blog, disfrutad mañana del empiece del finde semana y como dijo en su día Maradona: no os drogueis ;). Chao

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada